La reparación de abolladuras sin pintura conocida como PDR (paintless dent removal), es una colección de técnicas para eliminar una gran variedad de daños cuando no hay daños en la pintura de los vehículos.

Uno de los usos más comunes para los sistemas de reparación de abolladuras PDR, son las reparaciones de golpes de granizo, golpes en las puertas, pequeños pliegues y en ocasiones en pequeñas reparaciones del parachoques.

Origen

Si bien se piensa que es un oficio nuevo, existe documentación que afirma que durante el año 1960 en una feria internacional en la ciudad de New York, Estados Unidos, un trabajador de Mercedes Benz llamado Oskar Flaig comenzaba a trabajar en esta técnica simple pero revolucionaria.

Utilizaba un martillo, unas varillas y una luz que le permitían, a través del reflejo, quitar bollos ejerciendo presión desde abajo hacia arriba y masajeando suavemente la cubierta, logrando que poco a poco desaparezca la abolladura.

Con los años la técnica se fue perfeccionando y exportando a todo el mundo. En la actualidad existen empresas que integran en sus plantillas técnicos profesionales en la reparación de coches dañados con granizo y se desplazan por todo el mundo ejerciendo este tipo de reparación. Cabe destacar que esta técnica es 100% ecológica, ya que no se utiliza ningún producto químico.

PDR, la técnica

Entre los métodos más comunes de reparación de abolladuras sin pintura se encuentran la utilización de varillas metálicas y picos para empujar las abolladuras desde la parte inferior del panel del cuerpo. Además, se puede usar pegamento y una pestaña especialmente diseñada desde el exterior del panel para sacar las abolladuras en áreas inaccesibles para varillas y picos.

Las varillas se utilizan para pequeños daños por impacto de granizo o piedras que no hayan afectado a la pintura original y en las que la chapa no haya sufrido un estiramiento excesivo del material. En este sistema se necesita la accesibilidad por la cara interna de la chapa deformada, así que en este caso es necesario realizar los desmontajes de aquellos guarnecidos
y piezas que impidan el acceso; la gran ventaja que presenta es la no necesidad del pintado posterior.

Esta técnica necesita de una gran habilidad y experiencia del chapista en la propia técnica. El proceso se basa en aplicar ligeras presiones o empujes alrededor del daño (cara interna) mediante las puntas de las varillas. El equipo debe constar de diferentes varillas fabricadas en aceros especiales, nylon o teflón, con puntas de formas (redondeadas, puntiagudas, etc.) y medidas diferentes para que se adapten al daño así como de una fuente luminosa fluorescente que permita la visualización del estado y seguimiento del daño.

Resultado de alta calidad

El método PDR es un método reconocido y recomendado en el sector del automóvil que cuenta con un procedimiento certificado, comprobado ya en miles de coches reparados de reciente producción.

Después de la intervención, el vehículo vuelve a su estado original, garantizándose esta calidad de forma duradera y sin pérdida de la garantía oficial del vehículo.

La utilización de la técnica de PDR ofrece muchas ventajas:

  • Ahorrar hasta un 70% en comparación con los métodos tradicionales de reparación
  • Conservar el acabado y la garantía original del fabricante del vehículo
  • La pintura original del vehículo queda intacta
  • No rellenado o lijado de los paneles
  • Reparación rápida
  • Metodología ecológica y respetuosa del medio ambiente

En Magic&Tools nos especializamos en este tipo de reparaciones desde hace años, con talleres en Mallorca y Barcelona. Contamos con técnicos muy experimentados que se desempeñan tanto en la capacitación de nuevos profesionales impartiendo cursos, así como brindando un servicio de reparación de máxima calidad a nuestros clientes.
Cualquier consulta es bienvenida y será respondida a la brevedad.

Abrir chat
Envíanos un mensaje